Articulo

Entrevista a Patricio Guzmán

Entrevista a Patricio Guzmán

Conversamos con un maestro del documental, autor entre otras obras de la maravillosa "Nostalgia de la Luz".

Por Julio Moreno




-¿Cuál es su radiografía personal del estado del documental hoy en día?

El cine documental se caracteriza por mostrar la realidad y, para bien, se ha diversificado mucho. Hay documental periodístico, de archivo, deportivo, biográfico, sobre ballet, música, museos, documentales que tratan problemas sociales, etc. Por tanto, filmar un documental es filmar la realidad desde muchos ángulos y es por ello que cumple un papel de análisis, de información, de descubrimiento de algún tema especifico que nadie conoce; explora la vida moderna y analiza el pasado. Este es el terreno donde juega este tipo de cine aún minoritario; solo algunos países como Francia, Suiza, Bélgica u Holanda lo han desarrollado más que el resto.


- ¿Qué fuerza tiene la temática de la memoria histórica en el presente del cine chileno?

De los treinta documentalistas que hay aproximadamente trabajando de forma activa, unos siete u ocho están muy centrados en dicho tema, aunque la mitad de aquellos que trabajan la ficción la tocan directa o indirectamente. Felipe Wood lo aborda en “La vida de Violeta Parra”; también Larrain con “Postmortem”o “La Frontera”; otros títulos como “Imagen Latente” o “Amnesia” se suman a esta lista de películas que tratan la memoria histórica.


- ¿Podemos hablar de un nuevo movimiento de cine documental?

Desde luego, en mi opinión el cine documental pasa por su mejor momento. Esto ya se gesta con un cine valiente durante la dictadura, más tarde el movimiento se aglutina en torno al Fidocs, festival del cual soy su fundador en el año 1996, y al año siguiente nace la Adoc, la asociación de documentalistas chilenos. A partir de ahí nace una plataforma para la defensa y promoción del cine documental en Chile.


-Usted es hijo del llamado grupo “cine en el exilio”, el más importante creado en América Latina después del golpe de estado de Pinochet en 1973. ¿Le ha influído esta experiencia de vida a la hora de hacer un documental con tendencia si cabe más realista?

Yo creo que da lo mismo donde uno viva, cada uno tiene una mochila que siempre va con nosotros y donde se encuentran todos nuestros recuerdos, por tanto cada uno tiene su identidad, y ademas puede adquirir otras identidades según los países donde viva. Yo, que sigo viviendo fuera de mi país, no me afecta a la hora de trabajar temas que tratan sobre Chile, ya que además no soy un nostálgico de un determinado ambiente social o cultural por más que no creo que uno se desnaturalice por trabajar fuera de su país.


- Su obra se centra en particular en la secuela que deja un golpe de estado, en particular el que sufrió Chile. ¿Cuáles son las razones que le han llevado a lo largo de su filmografia a abordar este tema en diferentes ocasiones?

Porque es un tema muy rico, del cual se podrían escribir muchas novelas u obras de teatro, realizar nuevos análisis históricos, etc. Vivir fuera de mi país no me ha impedido abordar un tema tan universal como es el dolor por la pérdida del otro.


- ¿Es el dolor el que hace responder a las personas con una sensibilidad distinta?

Valentina, astrónoma y una de las protagonistas de "Nostalgia de la luz" dice haber conseguido ser feliz a pesar del dolor que le causó la muerte de sus padres. Ella reconstruye su vida en torno a la metáfora de que los átomos de sus padres están en algún lugar, de que la energía del cosmos guarda los átomos de todos.


-En películas como "Mon Jules Verne" o su más reciente "Nostalgia de la Luz" deja claro su pasión por la ciencia, sin embargo en esta última su utilización parece funcionar como herramienta narrativa para explicar el tema de la memoria. Háblame del proceso de creación del guión como tal.

En este caso, hubo un trabajo prospectivo, tentativo, aproximativo de lo que podría ser la película. Después se hizo una investigación documental en base a esta primera idea, proceso que facilitó la labor del equipo y, al mismo tiempo, nos sirvió como forma de verificar que lo que buscábamos era real. Durante el rodaje, la improvisación se convirtió en algo fundamental en este viaje de exploración y, de este modo, fue como conocí a personas como Valentina y sus abuelos; o Miguel Launed, el médico que dibujo las cárceles; así como a uno de los prisioneros de Chacabuco que formaron el grupo de aficionados a la astronomía. Sí no hubiese conocido a estos personajes la película se hubiera convertido en algo muy distinto de la idea preconcebida, en una hipótesis, y sin embargo al final ellos superaron la idea.


- ¿Cómo se ha de entender el personaje de Valentina? ¿Plantea usted su optimismo como una ventana a la felicidad aún sin renunciar a la búsqueda de la justicia?

Yo creo que la felicidad se ha de recuperar al margen de la contingencia de la justicia. Valentina no renuncia a la justicia, en absoluto, de hecho no conozco a ningún familiar de desaparecidos que afronte el pasado con conformismo. Al contrario, hay cierta indignación, y en particular dentro del movimiento estudiantil, en cuanto que solo el cuarenta por cierto de los casos sobre derechos humanos denunciados han sido juzgados.


- ¿Cuál es el papel de la ciencia en la película y que relación guarda con el pasado y la memoria?

La base de todo ello esta en el desierto, porque todo lo que hay allí, preservado perfectamente por la falta de humedad, pertenece al pasado. Desde las momias, los petroglifos, los animales petrificados o los desaparecidos de Pinochet, a las antiguas minas de nitrato explotadas por los ingleses en el siglo XIX, ahora convertidas en ciudades fantasma, con sus trozos de vías que van a ninguna parte, sus viejos hangares con locomotoras intactas, etc. Como colofón a este tesoro, están los actuales observatorios astronómicos que prestan al conjunto del documental una calidad cinematográfica bellísima.


-Miguel Lawner, el arquitecto que con objeto de evitar represalias memoriza el diseño exacto del campo de concentración donde estaba confinado, ¿representa por su valentía de proteger la memoria historia una especie de super hombre Guzmaniano?

Cristobal Vicente, mi ayudante de dirección, me explicó la capacidad de algunos arquitectos para memorizar planos. El señor Lawner, contando los pasos, memorizó con gran sagacidad el lugar en donde estaba confinado con la única ayuda de un bastón. Tras sobrevivir a esta experiencia, ya en Dinamarca, dibujó todo con exactitud en dos semanas, quedando esto publicado en un libro que dejó boquiabiertos a los militares de Santiago de Chile, pues ponía a la luz los lugares de tortura que tanto se habían empeñado en hacer desaparecer.


-En el tramo final de la película, dos de las señoras que buscan a sus desaparecidos en el desierto de Atacama, no muy lejos de uno de los observatorios, miran a través del telescopio. ¿Cuáles serian los conceptos que confronta esta secuencia y, por tanto, qué es lo que estarían realmente viendo?

Valentina dice que el cosmos es donde se encuentran esparcidos los átomos de todos. Yo quise que fueran al observatorio, porque era una manera de que las historias de cada uno de los personajes se cruzaran por fin. Es así como Gaspar, el astrónomo, les dice para tranquilizarlas que la luna ha visto todo lo que ha pasado en la Tierra durante millones de años y que, por tanto, habrá que preguntarle a ella por el paredero de los desaparecidos. Hay que remarcar que todo lo que han logrado estas mujeres ha sido gracias a su propio esfuerzo, sin contar con el apoyo de las autoridades y gracias a la ayuda de oenegés y jueces y periodistas comprometidos.


-¿Por qué escogió el título “Nostalgia de la Luz” para el documental?

Mirar las estrellas me provoca cierta nostalgia, porque en el momento en que las vemos posiblemente ya se hayan apagado; lo que vemos pertenece al pasado. Por otra parte es una nostalgia del Chile donde yo nací, que vivió una especie de siglo de las luces, un país que perdió una forma de ser, donde había una institucionalidad y un ejecutivo más o menos creíbles. Un país donde los votos de los ciudadanos podían ser trasladados sin tener miedo a ser asaltados.


- ¿Cómo se establece la relación entre el calcio de las estrellas y aquél de los desaparecidos?

Esto lo pude constatar al hablar con Preston, que me explicó que todos los elementos del cosmos estarían hechos de la misma materia que la de la Tierra. El hecho de que haya calcio en una constelación a millones de años, igual que el que existe en los huesos de los desaparecidos, me pareció que era la prueba definitiva de que la filmación estaba en el buen camino.

Críticas y reseñas

  • Aíta

    dir: José María de Orbe

    crítica
  • Aíta. Carta al hijo

    dir: José María de Orbe

    crítica
  • El lugar más pequeño

    dir: Tatiana Huezo

    crítica
  • El premio

    dir: Paula Markovitch

    crítica
  • Mercado de futuros

    dir: Mercedes Álvarez

    crítica
  • Oyun

    dir: Pelin Esmer

    crítica