Articulo

Crónica Nits 2022

Crónica Nits 2022

Pudimos asistir a la 19a edición del Festival de nits de cinema orientals de Vic, la capital d’Osona.

Por Júlia Agut

MIÉRCOLES 20 DE JULIO

Empezamos el 20 de julio con Red, Post on Escher Street, dentro de la sección oficial a concurso, se llevó el premio del jurado de este año, film del veterano director japonés Sion Sono. Sin un protagonista definido nos encontramos con una gran cantidad de personajes, cada uno con su propia historia, que giran alrededor de la creación y producción de una película. Un argumento, muy meta, tiene en el centro al director indie Kobayashi (Tatsukiro Yamaoka) que cuenta con un gran reconocimiento pero un no tan gran presupuesto y busca un casting amateur al cual se presentan la mayoría de personajes de la película. En todo el proceso vemos una faceta crítica con la industria del cine, sobre todo con los productores. Es un conjunto de relatos que se aglomeran alrededor de la intención de crear este nuevo film del director Kobayashi, digo intención porque en muchos momentos no parece que pueda llevarse a cabo, en parte por el descaro de los productores metiendo mano y ni el director sabe que pelicula está haciendo.     

Para darle ese aire indie/amateur se hace un gran uso de cámara en mano. El resultado es una obra caótica pero que encaja perfectamente, que te dan ganas de volver a ver para poder fijarte bien en los detalles y conexiones entre los personajes. Si has visto la película, Prisoners of Ghostland, que cuenta con Nicholas Cage como protagonista, también dirigida por Sion Sono, pero estrenada en Japón a posteriori, parece una autocrítica futurista.


JUEVES 21 DE JULIO

El 21 de julio pudimos ver, Preman, en la sección oficial a concurso, un film indonesio sobre bandas y justicieros.  El protagonista es Sandi (Farell Akbar), un hombre sordomudo, un paria en la sociedad donde tiene que sobrevivir con su hijo, que le hace de intérprete en la mayoría de ocasiones. La discapacidad del personaje se expresa muy bien durante la película, tanto en los planos que usan como en, sobre todo, el diseño de sonido que pone al espectador en la piel y sentidos de Sandi. El film es una mezcla de la realidad de la pobreza y las bandas criminales con un toque más surrealista fantasioso en las escenas de acción. Para rebajar un poco el dramatismo aprovecha la fantasía escondiendo detrás de trajes de peluche las escenas más crudas y aunque las escenas de acción dejaban mucho que desear, el recurso de los disfraces de animales de peluche ayuda a fijarte en lo curioso de la situación más que en otra cosa.  Durante el pase se contó con la presencia de varios representantes de la Agrupació de Sords de Vic i Comarca. Nos comentaron sus impresiones del film haciendo del evento una experiencia enriquecedora que aportó un gran extra.

Seguimos la tarde con Tiger’s Trigger,  en la sección oficial a concurso; peli coreana de Lee Kang-wook, cuenta como protagonista al invitado honorífico de esta edición, Casanova Wong, que con sus 77 años sigue actuando en pelis de acción sin despeinarse, con su cola de caballo bien alta. Con un presupuesto ajustado referente a lo visual y un argumento sencillo pero aun así con unas pocas pero intensas escenas de acción, esta ópera prima del director, nos explica como se cruza el camino de una adolescente que pausa su vida para poder cuidar a su madre con parálisis con la de un anciano, con un pasado algo turbio, que también está cuidando a su esposa con parálisis en el mismo hospital. Todo empieza a coger otro rumbo en cuanto los mundos de los dos personajes empiezan a colisionar.

Acabamos la noche con Warriors Two, clásico de Kung Fu de 1978 y proyección en homenaje al premio honorífico Casanova Wong. Un joven Sammo Hung no solo dirige sino que co-protagoniza este film de artes marciales chino. Un argumento más que clásico a estas alturas donde nos encontramos una escuela de artes marciales que acoge a un nuevo alumno con un gran potencial (un joven Casanova Wong) para defenderse de los bandidos de la zona. Un deleite en el que coreografía y escenas de acción combinan con unos grandes momentos cómicos. Resaltar sobre todo el papel de la única alumna, que lucha junto a los dos protagonistas en las batallas más espectaculares -no he sido capaz de encontrar el nombre de la actriz en ningún lado, lo cual casi me hace pensar que la soñé-. En definitiva, un indispensable en las películas de artes marciales de finales de los 70.  

 

VIERNES 22 DE JULIO

Iniciamos el dia 22 de julio con Junretsuger, dentro del ciclo Akihabara y en la sección oficial a concurso, la nueva entrega de la extensa saga Super Sentai (sí, los míticos Power Rangers) dentro del género tokusatsu que ya es parte de la cultura japonesa. La dirige ​​Hiroshi Butsuda, veterano de la saga y que prácticamente le ha dedicado su carrera.

En esta aventura contamos con elementos tan típicos en este género como la villana que vive en el volcán de otra dimensión y las transformaciones asociadas a colores según el héroe en cuestión. Nuestro grupo de héroes, que además son cantantes en su vida cotidiana y actúan en baños termales, usan esta característica, compaginando su música con sus poderes de las termas para luchar contra sus enemigos. Película entretenida y divertida incluso para los espectadores que no estén metidos en el mundillo, pero al fin y al cabo muy de nicho.

Seguimos el dia con una premier nacional con I am what I am, dentro de la sección a concurso. Ganadora del premio del público y de la crítica durante el festival, es una producción china dirigida por Haipeng Sun, que cuenta con una historia muy fina pero con una animación y desarrollo muy “Pixar”, su protagonista de origen humilde quiere, junto a sus amigos, participar en la tradicional Danza del Dragón. Pese a levantar polémica en su país natal por la caracterización de los personajes, con rasgos más orientales que los que nos tienen acostumbradas otras obras de animación (tanto orientales como occidentales), que son menos realistas y más redondeados, solo viendo el palmarés del festival queda claro el impacto que tiene este tipo de films: una estética e historia apta para todos los públicos pero en este caso con un argumento algo más oscuro que nos muestra la pobreza y el trabajo infantil sin idealizar. Con valores como la amistad y el trabajo en equipo es un film que intenta abrir al mundo la cultura oriental con un formato más típicamente occidental.

Cenamos en la Bassa con una producción china de Xiaoxing Yi, Bath Buddy, premiere internacional y oficial a concurso, una comedia con el típico artilugio cinematográfico de la amnesia. El  dueño de una casa de baño venida a menos, Zhou (Qiao Shun) tiene un encontronazo con el típico niño rico malcriado, Xiao (Peng YuChang), poco después Xiao sufre un accidente que le deja amnésico, y aquí aparece la oportunidad Zhou para engañarle haciéndole creer que es su trabajador en la casa de baños. Allí aprenderá más de lo que le ha dado el dinero y los privilegios e incluso a hacer masajes. Comedia entretenida con la dinámica pobre/rico.

Finalizamos el dia con una sesión especial de Yoshihiro Nishimura que consta del clásico de 1995 Anatomía Extinction y con su nuevo film Holy Mother, esta última obra la presenta la actriz Anna Nagasaki, activista LGTBIQ+ como pocos hay en Japón. Al ver los dos films juntos se percibe que con el paso del tiempo más que ir a menos, el director ha ido a más en el tono gamberro y que incluso parece que ha adquirido un tono más reivindicativo viendo sobre todo a la protagonista de Holy Mother luchando contra una corporación racista. Un buen plan para disfrutar en una noche veraniega.

 

SÁBADO 23 DE JULIO

Nos levantamos el 23 de julio con una de las joyas que pudimos ver de animación, Inu-Oh, dentro del ciclo Akihabara y de la sección oficial a concurso del festival. Del director japonés Maasaki Yuasa, que ya cuenta con otras animaciones en su espalda con una animación igual de espectacular, es una cinta musical y ópera rock que resulta en un viaje de estimulación tanto auditiva como visual.

Entre aquellos que han aportado su voz para el film la que más sobresale es la artista Avuchan, cantante de larga trayectoria y celebridad no binaria -en estos pocos días da gusto ver en grandes papeles a grandes profesionales que chocan con el concepto cerrado y rancio de Japón, más “afín” con la gente heteronormativa-. También encontramos en el papel de Tomoo a Mirai Moriyama, artista expresivo con excelentes habilidades de actuación y canto sin estar sujeto a categorías como danza, teatro y video.

Volviendo al film, Inu-Oh fue un artista real del siglo XIV, un bailarín Noh* muy popular en su época -actualmente no es conocido dado que muy pocos documentos sobre su vida se han conservado-. La historia trata sobre cómo Inu-Oh, escondida por su familia de bailarines, dado que ha nacido con una deformidad, conoce a un músico ciego de Biwa (instrumento de cuerda tradicional japonés). Definitivamente no es una historia o desarrollo que se haya visto mucho últimamente. No es fácil combinar un instrumento tradicional como el Biwa en una ópera rock y que funcione bien, ni guste a todo el mundo. Solo por la calidad del proyecto está destinado a convertirse en un clásico, un gran film que nos ha traído de vuelta, aunque versionado, el mundo del Noh, un gran desconocido para la mayoría.

*Noh: Arte escénico predecesor del Kabuki y otras artes tradicionales de Japón. Más info: https://ikigaimatsuri.com/teatro-noh 

Continuamos el día con la obra ganadora de la mención de honor por parte del jurado dentro de la sección oficial a concurso, el documental del festival. Kung Fu Stuntmen, producción china y dirigida por Wei Junzi, es una ventana al mundo de los stuntmen o dobles de acción; los grandes olvidados de este tipo de cine, que aun en día pelean, nunca mejor dicho, por su seguridad y calidad vida. Aquí conocemos de primera mano cómo era el oficio en la era dorada del cine de kung fu en China. Spoiler: no era fácil ni un camino de rosas. Gracias a los testimonios de los profesionales de la época podemos ver el otro lado de los clásicos de artes marciales.Un imprescindible si alguna vez has sentido curiosidad por ese mundo o simplemente eres un fan de las pelis de kung fu. No está exenta de onomatopeyas del tipo UY, AI, OUCH!

 

La tarde del 23 de julio vemos Dostojee, film indio-bengalí de Prasun Chatterjee ambientado en Bengala en 1992, justo después de la demolición de Babri Masjid, una mezquita del s. XVI, la cual provocó conflictos en la comunidad. Comunidades que llevaban años compartiendo paredes empezaron a identificarse por sus diferencias religiosas. En este contexto tenemos a dos niños (Asik Shaikh y Arif Shaikh), que comparten paredes y una gran amistad pero no religión. Es un drama donde los haya, tierno e inocente, a través de los ojos de la infancia y de la amistad. Destacan lo bien que actúan los dos niños protagonistas los cuales te sumergen en la época y en el film.

 

Cambiamos el registro de la tarde con Treat or trick, de Hsu Fu Hsiang, dentro de la sección oficial a concurso y una de las comedias más gamberras que hemos podido ver, remake de la comedia también surcoreana, To Catch a Virgin Ghost (2004). 

En esta nueva versión volvemos a tener la misma dinámica del robo del diamante pero en nuestro caso son un grupo de policías corruptos los que tienen que devolverlo a una banda. En el proceso acaban en una granja con unos habitantes un poco curiosos, otro elemento parecido a la del 2004, que cuenta con la presencia de una fantasma, elemento más sutil esta vez (sobretodo por el título) de lo que fue en su antecesora. Peli muy entretenida con risas aseguradas.



Acabamos la velada con Sanak, una cinta india de acción del director Kanishk Varma con Vidyut Jammwal como el heroe y Rukmini Maitra como su compañera. 

Básicamente es una adaptación del clásico americano Die Hard (La Jungla de Cristal) pero en la India actual. En vez del Nakatomi Plaza la acción pasa un día normal en un hospital, pero contamos con la acción más propia de lo que nos tiene acostumbrados el cine indio. Lleno de explosiones y de ocasiones donde el protagonista se luce, lo peor es que su Hans Gruber no llega a la altura de Alan Rickman, pero eso es algo prácticamente imposible. 



DOMINGO 24 DE JULIO

El domingo 24 de julio es el día de la maratón matinal, dedicada al cine épico chino. 

Empieza con Blind Hero. Una revisión del mito japonés de Zatoichi, el vagabundo ciego que esconde su capacidad de guerrero espadachín. Protagonizada por Tse Miu y dirigida por Elvis Yeung, las coreografías son su punto fuerte junto con una imagen muy cuidada y una estética muy tradicional china.

A nivel de argumento no nos ofrece nada nuevo, pero si te gustan las historias de espadachines es una buena opción. Sin pausa nos viene Song of the Assassins, dirigida por Daniel Lee, una mezcla de la estética tradicional china con algo de fantasía que quiere pero no puede. Un argumento sin mucho sentido, que pretende construir todo un universo pero que acaba perdiendo al espectador. A algunos niveles parece estar inspirado en la saga de videojuegos Assassin 's Creed pero no. Falta una capacidad de sintetizar en todos los sentidos.

Seguimos la tarde con personajes ciegos en la producción china Blind War dirigida por Huo Suiqiang, un expolicía llamado Dong Gu (Andy On) se está adaptando a su nueva vida como invidente cuando una banda de trata de blancas secuestra a su hija. Una peli de acción con pocas aspiraciones que cumple su cometido.

La traca final de esta edición revoluciona la tarde del domingo con RRR, film indio de S.S. Rajamouli

Película con el presupuesto y coste más elevado de la India y que ha batido récords de recaudación y de taquilla en la primera semana en cartelera de estreno en su país natal, tanto es así que el monstruo del streaming, Netflix, no dudó en adquirirla para su distribución (actualmente la podéis encontrar en su catálogo). Son 3 horas que dentro de la sala parecieron menos de una. Si no tienes la oportunidad de verla en una sala de cine y optas por verla a través de la plataforma de streaming, rodéate de amigos, es una experiencia grupal como ninguna (y no hay duda que la canción principal es la canción del verano en muchos sitios). Está ambientada en la época colonial de India y pese a no ser una película histórica, se nutre de los hechos reales alrededor de los revolucionarios por la libertad. Dentro del film no solo hay referencias míticas sino también a muchas personalidades, siendo el final y última canción donde los protagonistas (con director incluido) les rinden homenaje. 

Podemos decir que desde el punto de vista actual es una obra que se podría considerar Hindutva donde hay dos dualidades, el agua y el fuego, con dos protagonistas que buscan lo mejor para su gente, interpretados por N.T. Rama Rao Jr. y Ram Charan.

Aparte de la espectacular puesta en escena y el ritmo, es una historia centrada en el pueblo indio. La importancia de la amistad, la familia y luchar por lo que crees. La recomendación es que la veas, te dejes llevar y la goces.


En conclusión, Vic demuestra un año más que es el emplazamiento ideal para este festival. Con espacio para las diferentes culturas asiáticas, es una fecha señalada tanto para cinéfilos como para la familia que viene a disfrutar del cine a la fresca. Todo esto acompañado de una minuciosa selección de los films en la cual se percibe el cariño por el séptimo arte oriental.

Aparte de las proyecciones para todas las edades, el festival ofrece actividades que preceden la sesión a la fresca donde cada día se ha disfrutado de una selección de espectáculos y eventos centrados en una región asiática, todo esto acompañado de platos típicos del país de ese día.

Varias actividades realizadas en la Bassa, acceso gratuito y para todos los públicos.

Si estás en la zona de Osona en julio pocas excusas tendrás para no acercarte.

Solo nos queda aguardar que novedades, cine y sorpresas tendremos en la esperada 20ª edición.


Con la aprobación de Casanova Wong.

Críticas y reseñas