crítica

Homecoming

Homecoming

Director

Joe Dante

Intérpretes

Jon Tenney, Thea Gill, Wanda Cannon

País

USA

Género

Comedia

Por  

Nos encontramos delante de una de las películas más aclamadas del año pasado, que se hizo con el Premio al Mejor Guión y el Premio Especial del Jurado en el Festival de Sitges de 2006. Sin embargo, la crítica está muy dividida. ¿Se trata de una gran crítica política, además de un interesante homenaje a las películas de terror? ¿O simplemente una farsa sin sentido, totalmente absurda y sobrevalorada? Quizá no haya una respuesta clara, pero aún así, no cabe duda de que es uno de los títulos imprescindibles para los amantes ambos géneros (sobre para todos aquellos que sienten un nudo en el estómago cada vez que Bush aparece en televisión).

“Homecoming” es un capítulo, de una hora de duración, de la primera temporada de una gran serie estadounidense titulada “Masters of Horror”, dirigido por Joe Dante, el creador de “Gremlins”. Sin embargo, su inusitada calidad, además del mensaje (de rabiosa actualidad) que intenta transmitir, ha permitido que su trascendencia vaya más allá de la pequeña pantalla, y acabara en el Festival de Sitges, obteniendo los premios antes mencionados.

Quizá uno de los principales fallos que arrastra la película (aunque hay quien lo ve más como un acierto que al contrario) es que no acaba de encajar en ninguna categoría. Hay zombies, zombies y más zombies, en un buen homenaje a las películas de George A. Romero (“La noche de los muertos vivientes”). Sin embargo, no es una película de terror, sino más bien, una parodia de este género, sazonada con una gran dosis de política evidentemente progresista. Una vez se ha aceptado este hecho, uno puede disfrutar de la película, del humor negro que impregna cada uno de sus fotogramas.

Y es que los muertos no han regresado a la vida para devorar cerebros, intestinos, ni arrasar Estados Unidos, como podría pensarse. Son soldados, soldados muertos en la guerra (Irak planea sobre toda la película, aunque resulta un gran acierto no mencionarlo explícitamente), cuya única intención es votar en las elecciones para quitarle el poder al gobierno que les envió a la muerte.

Aquí es donde se dividen, inevitablemente, defensores y detractores de la película. A quien le haya parecido un argumento ridículo, le recomiendo no seguir leyendo. No es una gran crítica política, de hecho el mensaje que pretende transmitir ha sido ya utilizado en infinidad de películas, además de centenares de manifestaciones, caceroladas y demás. Sin embargo, el gran mérito de Joe Dante es conseguir que veamos lo mismo que millones de personas fueron gritando por las calles de todo el mundo durante la invasión a Irak desde una preexpectativa diferente, divertida, totalmente absurda, y es precisamente ahí donde radica el éxito de “Homecoming”.

Obviamente, una recomendación para quienes consideren que la invasión de Irak podría tener alguna justificación, o que el gobierno estadounidense no es tan malo como la mayoría cree (¿habrá alguien así?): no os acerquéis a esta película. Para los demás, sobre todo para los más izquierdistas más radicales, que disfrutéis de lo que, al final, no ha pasado de ser una sátira política, interesante, divertida, ácida. No cambiará el mundo, pero al menos permite pasar un buen rato y pensar un poco a la vez, que nunca viene mal.


Jordi de la Torre Lara

Críticas y reseñas

  • Cigarrette Burns (El Fin del Mundo en 35mm)

    dir: John Carpenter

    crítica
  • Homecoming

    dir: Joe Dante

    crítica