crítica

Aíta. Carta al hijo

Aíta. Carta al hijo

Director

José María de Orbe

Intérpretes

 

País

España

Género

Experimental

Por Claudia Mateus

 

Aíta. Carta al hijo se podría definir como un ejercicio experimental, una obra que puede provocar reacciones adversas a cualquier espectador que no esté previamente informado de lo que va a presenciar. José María de Orbe nos ofrece aquí otra forma de concebir el cine, donde la imagen lo es todo y la narración brilla por su ausencia. Se podría definir más bien como una obra audiovisual pensada para consumirse como si se tratara de una obra pictórica, de forma contemplativa y reflexiva. La lectura de una carta que el director le escribe a su hijo va acompañada de imágenes de una casa vacía, así como de las proyecciones sobre sus paredes de imágenes de archivo sobre la historia y violencia del País Vasco. Esto es todo el contenido de la película.

Después de su obra titulada Aíta, José María de Orbe cayó en la cuenta que, respecto a su resultado final, había sobrado una cantidad de material interesante que se podría editar produciendo una nueva obra. De hecho, la edición de esa película era especialmente abierta debido al tipo de película que se planteaba, con lo que el abanico que posibilitaba el reutilizar el material descartado era aún más extenso. Por este motivo, el director y productor de Aíta, decidieron hacer esa segunda versión, esta segunda interpretación que ha resultado ser Aíta. Carta al hijo. En este caso, se usó como hilo conductor de las imágenes una carta ficticia que supuestamente encuentran en la casa.

Cada plano de esta película está concebido como un cuadro. Así, el exquisito trabajo con la luz natural del director de fotografía Jimmy Gimferrer nos deleita con unas imágenes muy anecdóticas, mas de una belleza extraordinaria. De hecho, podríamos decir que consigue hacer de un objeto viejo y común una obra de arte. José María de Orbe define acertadamente este trabajo como un “homenaje a la luz”.

José María de Orbe es un autor muy comprometido con la historia de su país. Una historia que, como explica el director, ha estado marcada desde tiempos remotos por la violencia en sus distintas formas, la última de ellas la del terrorismo. Con este panorama político y social ha crecido y vivido un director que, siendo ahora mayor, le explica a su hijo todo lo que ha visto, lo que le ha rodeado, con tono duro y severo pero concluyendo al final con la idea de que “no se puede estigmatizar la violencia”.

Críticas y reseñas

  • Aíta

    dir: José María de Orbe

    crítica
  • Aíta. Carta al hijo

    dir: José María de Orbe

    crítica
  • El lugar más pequeño

    dir: Tatiana Huezo

    crítica
  • El premio

    dir: Paula Markovitch

    crítica
  • Mercado de futuros

    dir: Mercedes Álvarez

    crítica
  • Oyun

    dir: Pelin Esmer

    crítica