Articulo

Crónica Terrormolins IV: las 12 horas de terror

Crónica Terrormolins IV: las 12 horas de terror

La última crónica del Festival de cine de terror de Molins de Rei la vamos a destinar a la jornada del sábado 17 de noviembre, dedicada a la maratón de doce horas de cine de terror

Por Laura Comellas

La noche del 17 al 18 de noviembre el Terrormolins cerró sus puertas superando una vez más el éxito de asistencia de años anteriores. Una buena noticia para el cine de terror, que muestra la solidez del Festival de Cine de Terror de Molins de Rei.

Nosotros estuvimos allí y nos lo pasamos en grande. A continuación os ofreceremos un breve resumen de todo lo que aconteció la noche del sábado, en la ya mítica maratón de 12 horas de cine de terror, como no, aderezado con performances y un buen rollo alucinante.

La primera película que pudimos ver es la canadiense "Summer of 84", de Anouk Whissell,  François Simard y Yoann-Karl Whissell, que si hacéis memoria, fueron también los creadores de "Turbo Kid" (2015).
Le teníamos ganas desde que supimos de su proyección. Turbo Kid a pesar de ser un simple ejercicio nostálgico del cine de aventuras de los 80, logró atraparnos dentro de su tela de araña referencial. En Summer of 84, los directores repiten su oda a la morriña ochentera, esta vez, pasando de los Bicivoladores de Turbo Kid a películas tales como "Fright Night" (Tom Holland, 1985), "The Goonies" (Richard Donner, 1985) o "Stand By Me" (Rob Reiner, 1986). Películas todas ellas, que mezclan terror y aventuras, cuyos protagonistas son jóvenes preadolescentes ávidos de la cultura pop y adictos a solucionar misterios en la América de las urbanizaciones familiares donde nunca pasa nada. O casi nunca.

Así pues, el film, arranca prometiendo bastante, el problema es cuando una película se sustenta solo en eso, en referencias a otras mucho mejores (Pesadilla en Elm Street, por poner un ejemplo muy obvio), y se convierte en pura copia, sin mucho interés.  Asimismo, "Summer of 84" no termina de arrancar, durante las tres cuartas partes de la película no pasa absolutamente nada. Solo situaciones de lo más estereotipadas, repletas de diálogos absurdos y de lo más machistas. Esta claro que a esa edad las hormonas están disparadas, pero el espectador potencial es adulto, y cierto humor erotico-hormonal si se repite en continuo llega a desquiciar.

Por si fuera poco, en la última parte rope al completo con el tono de la película. La cosa se anima y se oscurece, pero de manera tan arrítmica y tan “sin condón” que cuesta enlazarla con el resto del conjunto. En definitiva, una película que se nos hizo demasiado larga, a ratos interminable. Pasa bien si eres un aférrimo nostálgico de los 80, pero a mi parecer, bastente sosa y con una banda sonora con exceso de presencia.
La siguiente película que pudimos ver fue "Ghostland", de Pascal Laugier. Un slasher en que una familia se ve acorralada en su casa a manos de unos asesinos en serie de lo más enfermizos.

El que fue el director de Martyrs, no tiene buena fama de tratar bien a sus personajes femeninos. En esta su última película hace honor a su fama, aunque su cámara es mucho menos gore, y se la juega todo a una en un giro de guión al más puro estilo Nolan, que resulta de lo más tramposo.

La película está  bien dirigida y cuenta con una buena escenografía y FX, eso hay que decirlo, pero con respecto a guión u originalidad, nada nuevo tiene que aportar. Eso sí, los muñecas siempre dan mucho mal rollo, y Pascal Laugier aprovecha ese miedo para atiborrar el espacio de muñecas y de asesinos al más puro estilo Rob Zombie. Asimismo, señalar que pese a la voluntad de hacer un ejercicio psicoanalítico de uno de sus protagonistas, Laugier se olvida de desarrollar al resto de personajes, una pena porque podría haber sacado de ellos mucho más partidoa.

Por último, señalar que Lovecraft no es el único ni el mejor escritor de misterio gótico que existe. Su continua referencia, e incluso su aparición en forma de personaje más o menos irreal, parece no otra cosa que fachada con cierta voluntad pretenciosa, que se vuelve de lo más cansino. En definitiva, una película que entretiene, pero que no es más que un suma y sigue de muchas otras del mismo género.
"The Devil’s Doorway" aportó originalidad a la noche. Su director, Aislinn Clarke, nos transporta a un convento de clausura de Irlanda del Norte en 1960. Sus protagonistas son dos sacerdotes vaticanos que, ataviados con una cámara 16mm, visitan un asilo para mujeres inestables, embarazadas solteras, huérfanas y prostitutasde para investigar y dar testimonio de un misterioso milagro. Allí darán fé de abusos, y malostratos de las monjas a sus residentes, pero también serán testimonios de prácticas y rituales demoniacos. Para realizar todo ello, Aislinn Clarke se basa en el foud footage, tal como otras del mismo estilo como "El Proyecto de la Bruja de Blair", de Daniel Myrick y Eduardo Sánchez.

Partiendo de la base de que personalmente este tipo de películas me resultan de lo más cansinas, y que al fin y al cabo son predecibles desde los primeros minutos, no puedo más que decir que estamos frente un filme bien producido, entretenido y con muy buen ritmo, pero ya está. No dice mucho a su favor tampoco que el presunto founf footage esté montado y que el joven sacerdote que lo grabara, más que hacer una grabación de corte científico, grabase planos de corte artístico o experimental. En definitiva, una película que da lo que ofrece, y que además de tocar temas como los abusos de la Iglesia, o la pérdida de fé, se va hacia caminos que van desde los exorcismos hasta la brujería.
El climax de la jornada lo tuvimos con la película sorpresa de la maratón. Por primera vez, y creando tal vez precedente, este año se decidió incluir una película actual, y no una clásica de culto, como estábamos acostumbrados.

Ya en su paso por el Festival de Sitges causo sensación, y era de esperar que en TerrorMolins hiciera las decilias de todos los asistentes. La película de la que hablamos es la japonesa "One Cut of the Dead", del director Shin'ichirô Ueda. Si no queremos destriparla a base de spoilers, no podemos decir mucho de ella. La gracia de la película es verla totalmente vírgenes, así que no seremos nosotros quienes la reventemos a base de sinopsis. No obstante, hay que decir que es una desternillante película cuyo propósito, además de la pura comedia, es hacer una maravillosa oda al trabajo del séptimo arte.

El filme, rodado buena parte en plano secuencia narra la historia de un equipo de producción que debe trabajar a contrarreloj para realizar un mediometraje de terror que se teletransmite en directo. Una maravillosa obra que al principio desconcierta e incluso te hace pensar en "otra payasada amateur nipona", pero que al ir desarrollándose logra tener todo su sentido y se convierte en pura locura y diversión.

Una nueva perspectiva del cine de zombies, magníficamente orquestada que encuentra en el vaudeville una magnífica forma de homenajear al trabajo que hay detrás de las cámaras. Sin duda, una película en la que todos quisiéramos haber participado. ¡Un diez, sí señor!
Para los más valientes, bien entrada la madrugada, la jornada puso punto y final con dos películas, que si bien desmerecían ante las anteriores, resultaron de digestión rápida y nos lo hicieron pasar de fábula. Fueron "Lasso", de Evan Cecil y "Puppet Master: The Littlest Reich", de Sonny Laguna y Tommy Wiklund.

La primera, un slasher al uso ambientada en un rodeo en el que se sucederán una serie injustificada de crímenes de lo más bizarros. Comida rápida sin mucha proteína, sin ningún otro interés que mostrar litros y litros de sangre y vísceras. Pero a esas alturas de la noche, la falta de cafeína y el sueño nos vuelve menos exigentes.

La segunda, un gamberro reboot de la saga Puppet Master de Charles Band (The Crepps), lleno de caras conocidas en situaciones de lo más disparatadas y, por supuesto, cargado de sangre y humor de lo más incorrecto.


Nosotros nos despedimos hasta el año que viene con el palmarés al completo del Festival.

¡Hasta la próxima!


COMPETICIÓN OFICIAL DE LARGOMETRAGES:

– PREMIO AL MEJOR MAQUILLAJE Y FX – The Night eats the world

– PREMO AL MEJOR GUIÓN – Pascal Laugier (Ghostland)

– MEJOR ACTRIZ– Paola Lara (Tigers are not afraid)

– MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO A LA MEJOR ACTRIZ – Brittany Allen (What keeps you alive)

– MEJOR ACTOR – Rory Culkin (Lords of Chaos)

– MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO AL MEJOR ACTOR – Lalor Roddy (The Devil’s Doorway)

– MEJOR DIRECTORA: – ISSA LÓPEZ (Tigers are not affraid “Vuelven”)

– MEJOR PELÍCULA – Lords of Chaos (Jonas Åkerlund)


COMPETICIÓN OFICIAL DE CORTOMETRAJES:

– PREMIO MANEL GIBERT DEL PÚBLICO – BAGHEAD, de Alberto Corredor

– PREMIO AL MEJOR MAQUILLAJE Y FX –  HELSINKI MAINSPLAINING MASSACRE, de Milla Sevon

– PREMIO AL MEJOR QUIÓN – GREEN LIGHT, RED LIGHT, de Kyubin Lee

– MEJOR INTERPRETACIÓN – SAVANNAH FORAN McDANIEL, por el corto HERE THERE BE MONSTERS.

– PREMIO MÈLIÉS DE PLATA AL MEJOR CORTO EUROPEO – LA NORIA, de Carlos Baena

– PREMIO A CONTRACORRIENTE FILMS AL MEJOR CORTO – POST MORTEM MARY, de Joshua Long

– MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO A LOS EFECTOS ESPECIALES – LABORATORY CONDITIONS, de Joe Russell


PREMIOS DE LA CRÍTICA DE ORO DE BLOGOS DE ORO:

– MEJOR LARGOMETRAJE: Tigers are not afraid, por su fiera crítica a través del cine fantástico a la dramática situación en la que viven los niños sin techo mexicanos haciendo evidente que a veces la realidad supera los límites del terror.

– MEJOR CORTOMETRAJE: Post mortem Mary, por su cuidadosa puesta en escena de época, con excelentes actuaciones y una realización impecable que combina perfectamente terror y humor negro, aportando originalidad dentro del subgénero.”


PREMIO 20 SEGUNDOS MOVISTAR:

– MEJOR CORTOMETRAJE: LA FAVORITA de Samuel Nogaledo


CONCURS DE MICRORELATS:

– MEJOR MICRORRELATO DE TERROR EN CATALÁN: No et giris, de Javier Fernández Mata

Accésit: Transit del mil·lennista, de Sergi G. Oset

– MEJOR MICRORRELATO DE TERROR EN CASTELLANO: Altruista, de Maria Gil Diz

1r Accésit: Torturas, de Julián Sánchez Caramazana

2ndo Accésit: La madre, de Edweine Loureiro da Silva

– PREMIO INSTITUTOS AL MEJOR MICRORRELATO DE TERROR: Desert

Críticas y reseñas